Los Primeros Días de Jubilación

He oído mucha gente decir que estén más ocupados en su jubilación que cuando trabajaron.  No lo creía, pero por cierto, he estado muy ocupada durante mis primeros dos meses de jubilación.  Primero, descubrí que había faltado en muchas tareas de mi vida personal, y me costó mucho tiempo ponerse de día estas tareas – tareas como pagar las cuentas, pedir citas con los doctores, una cita para arreglar el pelo, etc.  Mi madre murió en el febrero, y tuve que remover cosas de su cuarto en la residencia de ancianos, mudar algunas muebles, y manejar sus finanzas.  En EEUU, tenemos que someter los reportes de los impuestos en abril, e hice esto para mí y mi esposo, pero también para mi madre, mi hijo, y algunos clientes.

Experimenté problemas con mi computadora, y compré imprimir nuevo cuando determiné que no pudiera reparar el imprimir que tuve.  Mi computador portátil, con que viajo, operaba usando Windows XP, que ahora no es apoyada por Microsoft.  Entonces, necesitaba otra computadora para viajar.  Compre un “tablet” que usa Windows 8.1, y pasaba muchas horas intentando aprender cómo usarla.  (Creo que el tablet será asunto de otra entrada en mi blog.)

Pero, aunque estaba ocupada, con propósito, pasé algunas horas cada día relajando y haciendo cosas que quería hacer.  Cada mañana, quiero pasar largo rato con mi desayuno, primero leyendo mis periódicos, y segundo, estudiando la biblia, orando, y escribiendo en mi diario.  Nunca dejé pasar este tiempo con Dios, pero ahora, en mi jubilación, tengo tiempo de lujo para no sentir apresurada en esta actividad.  Empecé un programa de ejercer, y presté atención a mi comida, y pude perder 15 libras de peso.  Ahora mi peso es lo mismo de cuando era joven, y me siento bien.  Cada día, ando de paseo con mi esposo, y de vez en cuando, he dejado mi trabajo y he salido para disfrutar alguna actividad.

Mi amiga nos visitó de Colorado para algunos días, y viajamos a Akron para una semana para pasar tiempo con mi hijastra y su esposo, y nuestro nieto.  Se llama Jacob, y tiene un año, y nos disfrutamos la visita mucho.

Por primera vez en largo tiempo, mi escritorio es casi vacío, y ahora estoy considerando cuales actividades adicionales pueda enfrentar.  He querido volver a mi blog, y ahora puedo.  Estoy practicando el órgano algunas horas cada día.  Quiero tocar una Sonata de Mendelssohn que es muy difícil.  He cumplido dos novelas, y voy a escribir revistas por el blog.  Hemos planeado algunos viajes para el verano.  Me gustaría estudiar con seriedad el idioma español – posiblemente en el Instituto Cervantes, o aun en una escuela en Guatemala u otro lugar.  He considerado si deba juntar con una gimnasia, o club atlético donde pueda ejercer y nadar.

Pero estoy seguro de que voy a disfrutar este época de mi vida.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: