Libertad y Esclavitud en Jeremías 2

En mi iglesia, estamos estudiando Jeremías.  Este libro de la Biblia es rico y hermoso.  Por supuesto, debemos estudiarlo para el mensaje.  Pero este libro también es una obra literario magnifico.  Me gusta leer la literatura buena – como Vargas Llosa, y otros ganadores del premio Nóbel.  Pero Jeremías también merece el premio Nóbel por su estilo literario.  El autor usa la poesía, la metáfora, las preguntas retóricas, la ironía, la hipérbole, la personificación, y otras herramientas literarias para hacer su punto, para entregar su mensaje.

 El capitulo 2 empiece con una metáfora.  Jeremías usa el matrimonio para describir las relaciones entre Dios y su pueblo.  El autor usa esta metáfora muchas veces en el libro, y desafortunadamente, se convierte en una metáfora de infidelidad en vez de amor.

 En los primeros versículos, Dios se acuerda de una etapa más feliz, el amor del desposorio, caracterizada por amor y fidelidad.  Pero ahora Dios lamenta porque la gente ha dejado Jehová y ha seguido en pos de dioses falsos – dioses que no son dioses, que no existen, que son vanidades.  Hay ironía aquí, porque los tiempos felices sucedieron en el desierto de Sinaí.  Pero sabemos que la gente enfrentaba dificultades en el desierto.  No eran tiempos buenos.  Pero la gente seguía a Dios a través del desierto.  En contraste, cuando llegaban en una tierra de abundancia, dejaron al Dios que les trajo a la tierra buena. 

 Pero esta es la natura humana.  Tenemos la tendencia de buscar a Dios cuando tengamos problemas, pero en tiempos de prosperidad y éxito, nos olvidemos a Dios, y empezamos a creer que podamos controlar nuestras mismas vidas.  Aquí vemos que la gente llegó a ser autosuficiente.  Edificaron sus mismas cisternas, y no necesitaban el agua viva de Dios.  (Jeremías 2:13)

 La ironía en el capitulo 2 es que los hijos de Israel querían ser libre.  Dijeron a Dios, “No serviremos.”  Pero entraron en otra forma de esclavitud, la esclavitud al pecado.  No hay libertad en la vida pecadora.  La rebelión resultó en inmoralidad y vida tan sucia que no se puede lavar aun con montañas de jabón.  (Jeremías 2:22).  La libertad verdadera existe solamente en la vida que sigue a Dios, porque El es Padre Bueno que desea bondad para su hijos.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: