Una Lección en el Liderazgo – Éxodo 18:13-27

Este pasaje es muy interesante por, al menos, dos temas.  Primero, trata de las relaciones entre Moisés y su esposa, Séfora.  Antes, no he realizado que Séfora no estaba con Moisés durante las plagas en Egipto, ni cuando el pueblo de Israel salió de Egipto.  Ella empezó el viaje de Midian hasta Egipto cuando Moisés era llamado por Dios y mandado a volver a Egipto cuando Dios quería liberar el pueblo de su esclavitud.  Pero en Éxodo 4, leímos de una disputa, de unos problemas entre Moisés y Séfora, y aparentemente, Séfora y sus hijos, Gerson y Eliézer, se apartaron de Moisés y volvieron a Midian.

 Creo que Jetro, el padre de Séfora, suegro de Moisés, era un hombre sabio.  Creo que también tenía compasión para su hija y sus nietos, y los recibieron y cuidaban cuando se apartaron de Moisés.  Pero Jetro trataba de enterar lo que pasaba con Moisés y el pueblo Israel.  Escuchaba para la voz de Dios, y esperaba un tiempo en que pudiera promover una reconciliación entre su hija y su esposa, y reunir esta familia.  Creo que Dios lo guiaba a emprender el viaje hasta el desierto en este momento, y llevó Séfora y sus nietos y encontraban Moisés en el desierto.

 Pero Jetro también era muy sabio en el asunto del liderazgo.  Era un hombre observante, y vio que Moisés tenía demasiada responsabilidad.  Le dio su consejo de que debe delegar algunos de sus tareas a otros hombres del buen carácter. 

 Aplaudo a Moisés, porque recibió su suegro y su familia con gusto, no obstante los problemas del pasado.  Y también aplaudo a Moisés, porque escuchaba al consejo de su suegro e implementó cambios en el sistema del gobierno para Israel. 

 Creo que hay tres lecciones que podemos aprender sobre el liderazgo en este pasaje:

  1.  Alguien que quiere ser líder, o quien es llamado al liderazgo, debe tener la mente abierta, y debe escuchar al consejo de las personas sabias. 
  2.  Es necesario entender la importancia de la delegación.  Ningún líder puede hacer todo por sí mismo.  No es bueno para el líder, ni para la gente.  Este es muy claro en el versículos 17-18, donde Jetro dice, “No está bien lo que haces.  Desfallecerás del todo, tú, y también este pueblo que está contigo; porque el trabajo es demasiado pesado para ti; no podrás hacerlo tú solo.”   Moisés no cedió todas sus tareas.  Era necesario distinguir entre las tareas que solo el pudiera lograr, y las que otras personas pudiera aprender.  La comunicación con Dios y la sanidad espiritual de su pueblo era la responsabilidad de Moisés.  Pero pudo enseñar las leyes de Dios a hombres de buen carácter, y estos hombres podían juzgar al pueblo. 
  3. Después de escuchar al consejo y buscar dirección de Dios, es necesario hacer una decisión y actuar para implementarlo.  Moisés implementó la nueva sistema sugerido por su suegro, y recibió alivio de su trabajo duro, y más energía para cumplir sus tareas importantes.

 No sabemos cuanto tiempo Jetro pasaba en el desierto con Moisés.  Pero es claro que Dios lo mandó allí para lograr algo importante en la vida de Israel.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • AntonioMadrueño  On octubre 17, 2015 at 5:57 pm

    Gracias muy buena ayuda para llevar este estudio a mi iglesia. en la escuela dominical. Dios los bendiga y su ministerio sea sienpre kon abundante benducion

  • AntonioMadrueño  On octubre 19, 2015 at 1:49 pm

    Me llego la invitacion para ke aga clic pero esta en ingles y no le entiedo si pued pueden pinerlo en español bueno si no no pasa nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: