Revista – La Tregua por Mario Bendetti

Creo que La Tregua ex el libro más triste que nunca he leído. Pero también es una cuenta muy bonita y emocionante. La tristeza no existe primeramente en las muertes demasiada tempranas ni en las relaciones difíciles entre el protagonista y sus hijos. La tristeza consiste en la actitud del protagonista, el Señor Santomé, ante la vida en general. No tiene ninguna meta, ningún propósito para su vida.

En su defensa, Sr. Santomé ha experimentado tragedia en su vida en forma de la muerte de su esposa, Isabel. Ha logrado crecer dos hijos y una hija, y ha sido bastante exitosa en su trabajo para disfrutar una medida de prosperidad. Pero nada de eso parece muy importante a él. Ama a sus hijos, pero ellos no son una gran fuerza proveyendo motivación para su vida. Trabaja, pero no disfrute a su trabajo. Tiene los cincuenta años, y solamente busca el día en que pueda jubilarse, pero no tiene planes especiales para su vida después de su jubilación. Enfoca en terminar el empleo, y no en lo que va a hacer después.

Su vida cambia dramáticamente cuando se enamora de una muchacha en su oficina. En gran parte, no presta mucha atención a los otros trabajadores en su oficina, incluye los trabajadores bajo su supervisión. Cuando Avellaneda empieza su trabajo allí, al principio le moleste a su jefe la necesidad de trabajar con una mujer. Pero, de pronto, Avellaneda hace una impresión con su trabajo, su habilidad, y su personalidad. La costumbre de Sr. Santomé fue no involucrarse en la vida personal de sus empleos, pero cuando Avellaneda aparece deprimida sobre la separación con su novio, habla a ella con compasión y empatía, y de pronto realiza que está enamorada. Y ella consiente a una relación amorosa con su jefe.  Pero Sr. Santomé se pone renuente en comprometerse a la relación para largo plaza. Aunque ama a Avellaneda, no puede imaginar algún futuro para la relación, porque hay una gran diferencia entre las edades de los dos. No sé si tema que ella le abandonará para alguien más joven cuando él se envieje, o si tema que, a causa de la relación entre los dos, Avellaneda perderá otra oportunidad para amor con un joven. Pero por estas razones no propone matrimonio con ella. Y cuando finalmente decide casarse con ella, otra tragedia lo previene, y Sr. Santomé otra vez enfrenta la vida de un soltero.

El pasaje más profundo en el libro ocurre cuando el Sr. Santomé considera la natura de Dios. En el libro, hay varios discursos sobre Dios, la religión, las creencias del Sr. Santomé y Avellaneda, y ambos intentan describir su concepción de Dios, pero en este pasaje, me parece que no habla con la mente, sino con su corazón. Dice,

«Soy capaz de entender una y otra definición [de Dios], pero ni una ni otra son mi definición. Es probable que ellos estén en lo cierto, pero no es ése el Dios que yo necesito. Yo necesito un Dios con quien dialogar, un Dios en quien pueda buscar amparo, un Dios que me responda cuando lo interrogo, cuando lo ametrallo con mis dudas. Si Dios es la Totalidad, la Gran Coherencia, si Dios es solo la energía que mantiene vivo el Universo, si es algo tan inconmensurablemente infinito, que puede importarle de mí, un átomo malamente encaramado a un insignificante piojo de su Reino? No me importa ser un átomo del ultimo piojo de su Reino, pero me importa que Dios esté a mi alcance, me importa asirlo, no con mis manos, claro, ni siquiera con mi razonamiento.   Me importa asirlo con mi corazón.»

Aquí veo otra tragedia, una tragedia peor que algún muerte, de alguna soledad. La tragedia es que, por cierto, tenemos un Dios así como el Sr. Santomé deseaba, pero no pudo verlo, porque solamente se puede ver este Dios con los ojos de fe. Nuestro Dios asumó forma del hombre en la encarnación para vivir en la tierra, conectar con los hombres, y enseñarnos de su gran amor para humanidad. Este es el mensaje del evangelio, que podamos recibir la salvación, la redención a través de la muerte y resurrección de Jesús. Podemos dialogar con Dios, aun sobre nuestras dudas. Podemos tener una relación con Dios que nos da propósito en la vida, una razón para vivir. Los hijos de Dios son mucho más que un átomo del último piojo de su Reino. Somos hijos queridos, que podamos participar en realizando la voluntad de Dios en la tierra. El Dios que el Sr. Santomé quería ya existe.

Al fin del libro, el Sr. Santomé cumple los años para jubilarse, y cuenta los días hasta su día final de trabajo. Pero ya no tiene ninguna idea de que pueda hacer con su vida. Su vida se parece hueca, sin significa, y sus últimas palabras refleja desesperación: «Después de tanta espera, esto es el ocio. ¿Qué hare con él?»

Vamos a Dinamarca, Noruega, y Suecia.

Estamos preparando para un viaje a Dinamarca, Noruega, y Suecia – una gira de dos semanas por autobús.  Viajamos con la compañía Trafalgar, y será la sexta gira en que hemos viajado con esta compañía.

Nos gustamos viajar con una gira, porque todas las actividades están organizadas, y nosotros no tenemos que planear nada.  Los hoteles, los desayunos y algunas cenas son incluidos con el precio de la gira, y todo detalle es planeado, hasta la entrega del equipaje al cuarto en el hotel.  Podemos sentarnos en el autobús, disfrutar el paisaje, las atracciones, y no preocuparnos de nada.  Conocemos gente de todas partes del mundo, que son nuestros compañeros de viaje para las dos semanas.  Por supuesto, todos vienen de países que hablan inglés, pero en los viajes anteriores, hemos encontrado personas de Canadá, África del Sur, Australia, Reino Unido, Nueva Zelandia, y todas partes del EEUU.  A veces, hemos continuado la relación con algunos de estos amigos después del viaje.

Los guías tienen gran cantidades de información sobre la región – la historia, la cultura, la comida, las atracciones, y no solamente vimos las vistas, pero aprendemos mucho de los países que visitamos.  Creo que este conocimiento de los guías es una gran ventaja de viajar así.  Otra ventaja es que se pueda ver más en estas dos semanas que pudiera ver una persona viajando solo o con familia.

En viajes anteriores a Europa, hemos descubierto que la comunicación puede ser difícil.  El “wifi” gratis no es disponible en muchas cosas, y yo tengo servicio muy limitada en mi celular.  Si tengo oportunidad, publicare algunas entradas en mi blog durante el viaje, pero si no, lo hare después de volver a EEUU.

Viaje a Mérida

Hace un año, fuimos a Mérida, Yucatán, de vacaciones.  Mérida es una ciudad con mucha historia, mucha cultura, preciosa, con la gente muy amable.  Hemos visitado al Yucatán antes, viajando a Cancún, pero para mí, Cancún es demasiado turística.  Quería una experiencia más auténtica, y Mérida de verdad la proveyó.

Mi esposo es el dueño de un “time share” en La Florida, y es nuestra costumbre cambiar la semana que tenemos en Florida para otra lugar.  Cuando mi esposo describió la oportunidad de cambiar por una semana en Mérida, me excitaba mucho.  La propiedad en Mérida era parte de un gran hotel, un apartamento con dos alcobas y una pequeña cocina.  Con las dos alcobas, pudimos invitar a mi amiga acompañarnos.  Mi amiga nació en México, y ha viajado con nosotros a Cancún también.  Cambiamos aviones en Houston, Texas, y llegamos en Mérida sábado a las nueve de la noche.  Fuimos al hotel en un taxi, y el día siguiente, empezamos a explorar la ciudad.  Disfrutamos un desayuno magnifico en el hotel, y mi amiga y yo fuimos a asistir a la misa en gran catedral.  Desafortunadamente, no pudimos entender mucho, a causa del tamaño de la gran catedral hecho de piedra, y un sistema de sonido no muy bueno.  Había un eco, y era difícil oír y entender, especialmente en mi segunda idioma.  No obstante, disfrutamos la música, y siempre me gusta estar en la iglesia por el domingo.

En la plaza, hay una feria cada domingo, en que la gente local se vende cosas bonitas que han hecho, cosas auténticas de la región.  Más tarde, fuimos a una tienda muy pequeña para comprar alguna comida y cosas que necesitábamos para la cocina.  Encontramos algunas tortillas que ya estaba caliente, y mi amiga dijo, ≪Vamos a comprar esos.≫  La preguntó, ≪ ¿Por qué vas a comprar tortillas calientes, si vamos a ponerlos en la refrigeradora? ≫  Su respuesta:  ≪Porque son muy frescos.≫  Y sin duda, estas tortillas fueron los mejores que nunca he gustado.  Decidimos caminar a Wal Mart porque necesitábamos más comestibles que fueron disponibles en la tienda pequeña, pero no calculamos la distancia correctamente, y fue mucho más lejos que pensamos.  Y compramos gran cantidad de comestibles.  Entonces, decidimos volver por taxi.  Pero fue una gran aventura por ese día.

Cada noche en Mérida, hay un evento cultural – música, baile – en la plaza o en algún parque.  Mucha gente asiste a estos eventos, y cada noche, fuimos a oír, a observar, a disfrutar.  Vimos bailes tradicionales, con las bailarinas en vestidos y trajes tradicionales.  Creo que mi favorito era Martes, cuando la banda tocó, y los parejas locales, muchos de tercer edad, bailaban.  Es obvio que mucha gente allí no tiene riqueza, pero saben cómo disfrutar la vida, y entienden la importancia de la familia.  Supongo que muchas de estas parejas habían sido casadas por largo tiempo, pero fueron al parque para bailar juntos y disfrutar la música y la compañía de uno a otra.

Un día, fuimos por autobús para gira de la ciudad.  Otro día, fuimos a Uxmal.  Aprendimos mucho de la cultura Maya, de la historia de Mérida, la influencia de España, Francia y otros países.  Disfrutamos la comida Yucateca, que es muy diferente de lo que llamamos “Mexican food” aquí en EEUU.  Fuimos al mercado, donde se vende todo tipo de carne, fruta, vegetal, ropa, juegos, y mucho más.  Compramos recuerdos del viaje – una hamaca, una cobija de muchos colores, una guayabera para mi esposo, chocolate, y más.  Por las tardes, relajé acerca de la piscina, porque hacía muy caliente toda la semana.

El sábado próximo, nos despertamos muy temprano para recoger un vuelo rumbo a Chicago a las siete de la mañana.  Me gustaría volver otra vez a Mérida, pero creo que iría en enero o febrero en vez de abril, porque no haría tan caliente en esta temporada.

Revista: La Sangre de los Inocentes por Julia Navarro

Creo que he estado leyendo este libro hace meses.  Leo en Kindle, y cuando compro libro nuevo, no se tan larga es.  Busqué en la red y descubrí que el libro actual tiene 780 páginas.

El libro es muy interesante y cubre gran periodo de la historia del mundo.  Tiene tres partes.  La primera parte tome lugar en el siglo XIII, cuando los cátaros sufrían persecución por la iglesia católica, y fueron asesinados en Montsegur en Francia.  La segunda parte trata de Alemania bajo los Nazis, y la persecución de los judíos.  Y la parte final describe unos actos de terrorismo planeados en los anos después de 9/11.  Lo más interesante aspecto del libro es los vínculos entre las tres partes.  Por supuesto, el tema de todas partes es la intolerancia religiosa, el prejuicio contra personas diferentes, y la tendencia de muchos humanos tienen de considerarse a ellos mismos superior de otras personas.  En estas tres situaciones el prejuicio resulta en violencia – y la muerte de personas inocentes.

Pero los vínculos en las tres historias son más específicos que un tema unificado.  Los eventos del siglo XIII fueron documentados por un fray católico, pasados de una generación a otra en una familia importante, estudiados por un profesor durante la época de la Segunda Guerra Mundial, y últimamente, sirvieron como motivo por atentados en el siglo XXI.  Por supuesto, los eventos del siglo XXI en el libro son ficción, pero en esta parte del libro es donde encontramos intriga y aventura mientras una agencia anti-terrorista trata de prevenir los atentados planeados, con la ayuda del vaticano.  En este parte del libro, es difícil dejar de leerlo.

Recomiendo el libro por la nueva vista de historia, por un recuerdo de la intolerancia que ya existe en nuestra sociedad, y por la aventura en la cuenta.  Lo que es decepcionada es que, al fin de esta obra tan larga, hay algunas preguntas sin respuestas.

Los Primeros Días de Jubilación

He oído mucha gente decir que estén más ocupados en su jubilación que cuando trabajaron.  No lo creía, pero por cierto, he estado muy ocupada durante mis primeros dos meses de jubilación.  Primero, descubrí que había faltado en muchas tareas de mi vida personal, y me costó mucho tiempo ponerse de día estas tareas – tareas como pagar las cuentas, pedir citas con los doctores, una cita para arreglar el pelo, etc.  Mi madre murió en el febrero, y tuve que remover cosas de su cuarto en la residencia de ancianos, mudar algunas muebles, y manejar sus finanzas.  En EEUU, tenemos que someter los reportes de los impuestos en abril, e hice esto para mí y mi esposo, pero también para mi madre, mi hijo, y algunos clientes.

Experimenté problemas con mi computadora, y compré imprimir nuevo cuando determiné que no pudiera reparar el imprimir que tuve.  Mi computador portátil, con que viajo, operaba usando Windows XP, que ahora no es apoyada por Microsoft.  Entonces, necesitaba otra computadora para viajar.  Compre un “tablet” que usa Windows 8.1, y pasaba muchas horas intentando aprender cómo usarla.  (Creo que el tablet será asunto de otra entrada en mi blog.)

Pero, aunque estaba ocupada, con propósito, pasé algunas horas cada día relajando y haciendo cosas que quería hacer.  Cada mañana, quiero pasar largo rato con mi desayuno, primero leyendo mis periódicos, y segundo, estudiando la biblia, orando, y escribiendo en mi diario.  Nunca dejé pasar este tiempo con Dios, pero ahora, en mi jubilación, tengo tiempo de lujo para no sentir apresurada en esta actividad.  Empecé un programa de ejercer, y presté atención a mi comida, y pude perder 15 libras de peso.  Ahora mi peso es lo mismo de cuando era joven, y me siento bien.  Cada día, ando de paseo con mi esposo, y de vez en cuando, he dejado mi trabajo y he salido para disfrutar alguna actividad.

Mi amiga nos visitó de Colorado para algunos días, y viajamos a Akron para una semana para pasar tiempo con mi hijastra y su esposo, y nuestro nieto.  Se llama Jacob, y tiene un año, y nos disfrutamos la visita mucho.

Por primera vez en largo tiempo, mi escritorio es casi vacío, y ahora estoy considerando cuales actividades adicionales pueda enfrentar.  He querido volver a mi blog, y ahora puedo.  Estoy practicando el órgano algunas horas cada día.  Quiero tocar una Sonata de Mendelssohn que es muy difícil.  He cumplido dos novelas, y voy a escribir revistas por el blog.  Hemos planeado algunos viajes para el verano.  Me gustaría estudiar con seriedad el idioma español – posiblemente en el Instituto Cervantes, o aun en una escuela en Guatemala u otro lugar.  He considerado si deba juntar con una gimnasia, o club atlético donde pueda ejercer y nadar.

Pero estoy seguro de que voy a disfrutar este época de mi vida.

La Oración de Ezequías – II Reyes 18-19

Siempre me he gustado la cuenta de Ezequías y Senaquerib en II Reyes 18-19.  Cuando oramos, creo que pensamos que Dios está muy lejos, situada en los cielos o dondequiera.  Pero en este pasaje, Ezequías trata a Dios así como estaba en el mismo cuarto como él, así como estaba hablando con un amigo, o con su padre.

Senaquerib, rey de Asiria, mandó mensajeros a Ezequías, rey de Judá, con una amenaza escrito en una carta.  Asiria fue un país poderoso, y Senaquerib ha logrado algunas victorias militares, y creía que pudiera vencer a Judá también.  Senaquerib intentó destruir todo sentido de seguridad que Judá y Ezequías tuvieron.  Dijo, ≪¡No te confías en Egipto, ese bastón de caña astillada!≫ Y, ≪¡No te confías en Dios, porque las otras naciones que he vencido no recibieron ningún apoyo de sus dioses!≫  Por supuesto, Senaquerib no entendía que Jehová Dios es Dios verdadero, no como los dioses de las otras naciones.

Podemos aprender algo a través de la reacción de Ezequías a la amenaza de Senaquerib.  Primero, Ezequías la tomó en serio.  Se rasgó las vestiduras y se vistió de luto.  El enemigo es fuerte, y no debemos ignorar las fuerzas del mal.  Segundo, fui al templo del Señor.  Y eso es lo que debemos hacer con cualquiera amenaza, cualquier problema que enfrentamos.  Debemos tomar los problemas al Señor.  Y Ezequías tomó la carta al templo, y la desplegó delante del Señor.  Puedo imaginar la escena: Ezequías con la carta en su mano, mostrándola a Dios.  Es este rastro que me hace pensar que Ezequías entendió que la presencia de Dios con él fue muy real, aun tangible.

Me recuerdo un incidente cuando mi hijo era niño pequeño.  Los niños piensan en Dios como alguien muy real.  Tienen una fe sencilla, sincera, y fuerte.  Tuve la costumbre de orar con mi hijo antes de dormir.  Una noche, él estaba leyendo un libro en la cama, y no estaba lista para orar y dormir.  Le dije, ≪Llámame cuando quieras orar.≫  Y fui a otro cuarto para esperar.  Después de un momento, oí su voz diciendo, ≪Mamá, no estás hablando a Dios allí, ¿verdad?≫  Reí, y respondí que no, esperaría hasta que él estuviera lista.  Pero me pensé que, así como Ezequías, percibió que la presencia de Dios pudiera ser muy real, aun en el cuarto próximo, hablando con su mamá así como un amigo.

Hay otro aspecto de la oración de Ezequías que se debe notar.  Pide salvación para sí mismo y su pueblo, pero su motivo último era la gloria de Dios.  No quiere que los insultos que Senaquerib había pronunciado contra Dios viviente queda sin respuesta.  Y ruega que Dios sálvales “para que todos los reinos de la tierra sepan que sólo tú, Señor, eres Dios.”  ¡Ojala que todas mis oraciones tengan motivo de traer honra y gloria al nombre de Dios!  Creo que este es lo que significa la promesa en el Nuevo Testamento de que podamos pedir cualquiera cosa “en nombre de Jesús” y será otorgada.

 

Hace algunos años que he mantenido este blog

Mi vida ha sido muy complicada en los años recientes.  Quería jubilarme al fin de 2011, pero la universidad donde trabajaba necesitaba mis servicios, porque mi jefe había renunciado de repente.  El Presidente me pidió continuar en mi empleo, y recibió una promoción, reemplazando mi jefe.  Durante los tres años antes de eso, había trabajado por tiempo parcial, pero en este momento, volví a tiempo completo.  Había planeado jubilarme completamente, y, por eso, asumí algunas responsabilidades en mi iglesia.  Sirvo como tesorera, y también participo en la música de la iglesia, cantando en el coro, y como sustituto en tocando el órgano.

Al mismo tiempo, mi madre estaba en su vejez, viviendo en una residencia de ancianos que no es muy cerca de mi apartamento.  Intentaba visitarla 2 o 3 veces cada mes, pero el viaje ocupaba más de una hora ir y más de una hora volver.  Mi madre sufrió de bastante confusión, pero disfrutaba buena salud casi hasta su muerte este año en febrero a la edad de 97 años.  Y a mi esposo y mi, nos gustamos viajar, y es nuestra costumbre tomar un viaje largo cada ano, usualmente en Europa.  El año pasado, pasábamos una semana en Mérida, Yucatán, y dos semanas en Francia.

En 2013, nació nuestro primer nieto – el hijo de mi hijastra.  Mi hijastra y su esposo viven en Akron, Ohio – un viaje por coche de seis horas de nosotros.  Mi hijastro compró una casa, y yo ayudé a él con este proyecto.  Mi hijo vive cerca de mí, y fuimos a un restaurante cada semana para cenar.

Por todas estas actividades, no tuve algún tiempo para escribir en mi blog.  Pero ahora, finalmente, me he jubilado, y ahora quiero escribir en mi blog otra vez.  En otra entrada, voy a describir los primeros días de mi tiempo libre, y un poco de mis planes para el futuro.  Quizá tendrá tiempo para leer, y escribir revistas de libros, porque encuentro que estas revistas son las entradas más populares en mi blog.  Quizá podrá leer los blogs de otras personas y entrar en algunas conversaciones.

Por favor, busca mis entradas en los días que viene.

Hebreos 11: Ejemplos de la Fe; Número cuatro – Isaac, Jacob y Esaú

“Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras.  Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José…y menciono la salida de los hijos de Israel, y dio mandamiento acerca de sus huesos.”  Hebreos 11:20-22.  En estos tres versículos hay mención de tres generaciones.

A vistazo primero me pregunta porque la fe era necesaria para bendecir Isaac a sus hijos.  Bendecir a los hijos es cosa natural, ¿no?  Pero creo que la respuesta es en la frase, “respecto a cosas venideros.”  Leí la historia en Génesis 27, y la bendición dado a Jacob y a Esaú fue algo muy específico.  Fue un vaticinio, una predicción del futuro, y no pudiera dar esta bendición sin fe, sin oír a la voz de Dios.  De verdad, Dios estaba controlando esta bendición, aun con el engaño de Jacob y su madre, para avanzar su reino y su pueblo.

Hay algo semejante en la bendición de Jacob sobre los hijos de José, que representan el comienzo de la nación de Israel y sus doce tribus.  Y la bendición de José en la ocasión de su muerte también fue predicción del futuro – de la salida de Israel de Egipto.

Hebreos 11: Ejemplos de la Fe; Número tres – Abraham y Sara

“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.”  Hebreos 11:8.  Aquí hay una lección para nosotros.  Muchas veces, cuando seguimos a Dios, no sabemos adónde vamos.  Frecuentemente, Dios nos revela el próximo paso que debemos tomar, pero no nos revela el fin de la senda.  Por eso necesitamos la fe para continuar.

Abraham salió de un lugar que se ha acostumbrado, un lugar conocido, conforte.  Acaso ha establecido raíces allí, ha desarrollado una manera de vida bastante exitosa que proveía lo que su familia necesitaba.  Pero salió de eso para obedecer a Dios, y para recibir la herencia prometida.  Y su vida no era fácil.  Habitó como extranjero en la tierra prometida, morando en tiendas.  Aquí hay otra lección para nosotros: Obedecer a Dios no es garantía de vida fácil.

¿Por qué obedeció Abraham?  ¿Cómo pudiera seguir a Dios no obstante los obstáculos?  Porque tenía fe en la palabra de Dios.  Buscaba algo mejor que ya tenía, y tenía confianza en la promesa de Dios, en el amor de Dios, y creía que lo que Dios tiene para sus hijos siempre es mejor que lo que podemos planear y organizar para nosotros mismos.

Y su esposa, Sara, compartió la fe.  “Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo ha prometido.”  Hebreos 11:11.

¡Qué bueno que Abraham y Sara aparecen aquí como ejemplos de la fe, porque sabemos que su fe no era perfecta!  A veces no exhibían gran fe.  Abraham mintió, diciendo que Sara era su hermana porque temía al faraón.  Abraham y Sara no exhibían gran fe cuando trataron de producir heredero para Abraham a través de Agar, la criada de Sara.  Sara rió cuando los mensajeros la dijo que sería madre de las naciones.  Por supuesto, la fe de Abraham y Sara faltaba de vez en cuando.  Pero Dios tiene paciencia, y por largo plazo, Abraham y Sara vivieron en manera agradecida a Dios, y practicaba la vida de fe y de obediencia.

Es un gran conforte a mí leer de Abraham y Sara como ejemplos de la fe, porque mi fe faltaba de vez en cuando también.  Otra lección para nosotros: Cuando la fe falta, debemos continuar y no debemos desalentarnos.  Siempre podemos peticionar a Dios par fe más grande.  Y cuando fracasamos, hay perdón y otra oportunidad para volver a la senda de Dios.

Hebreos 11: Ejemplos de la Fe – Numero Dos: Enoc

Hebreos 11:5 tiene el ejemplo de Enoc, quien “por la fe fue traspuesto para no ver muerte.”  También nos dice que había agradado a Dios.  No es totalmente claro si su fe lo hice posible ser traspuesto, o si evitar muerte fue el premio para su fe.  No sabemos mucho de este hombre.  Solamente sabemos que andaba con Dios.  Pero estos versículos nos dice que Enoc agradó a Dios, y que sin fe es imposible agradar a Dios.

Es un principio clave a la Cristiandad: Sin fe es imposible agradar a Dios.  ¿Por qué es tan importante la fe?  En muchas religiones, la gente trata de agradar a su dios con obras buenas, con sacrificios, aun con auto-mutilación.  La fe cristiana reconoce que es imposible agradar a Dios con las obras.  “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia”  Isaías 64:6.  Nunca podemos cumplir obras suficientes ni bastante buenas para agradar a Dios.  Es inevitable que cada hombre peca.  Bueno, el pensamiento de que podamos hacer algo que agrada a Dios, el pensamiento de que podamos ganar la salvación, es pecadoso.  El problema es en el corazón, en nuestra natura.  La fe reconoce esto, y aprovecha la salvación que Jesús nos ofrece.  La sangre de Jesús nos hace recto, y nos pone en estado en que sí podamos agradar a Dios.  La fe y la gracia de Dios lo hace posible andar con Dios, así como Enoc andaba con Dios.  Cuando tenemos fe, cuando realizamos que nuestras obras nunca pueden lograr salvación, cuando realizamos que nuestras obras son sucios, en manera milagrosa, la gracia de Dios acepta nuestras obras, nuestras ofrendas, y aun las obras agradan a Dios.

Creo que este es el premio, el galardón que es prometida en el versículo 6.  El galardón para los que buscan a Dios es la habilidad de andar con Dios, la habilidad de participar en la obra de su reino.

A %d blogueros les gusta esto: